Tel. +34 985 84 88 63 | +34 636 52 06 78|reservas@laquintanaderomillo.es

Ruta de los Molinos, Ribadesella

Ruta de los Molinos, Ribadesella

Itinerario: Cuevas – Santiago – Tresmonte – Cuevas (opcional subida al Picu Moru)

  • Distancia: 8.8 Km.
  • Duración: 4 h.
  • Desnivel: 320 m.

La ruta comienza en el pueblo de Cuevas, siguiendo la pista que nos conducirá hasta el caserío de Santiago. Cruzamos éste hacia el fondo, por donde discurre la Riega de Tresmonte. Siguiendo el arroyo, nos adentramos en un valle estrecho y muy frondoso, salpicado de molinos harineros, la mayoría de ellos en avanzada ruina, excepto el llamado Molino de Francisco, que se sitúa justo debajo del camino de la ruta. Poco después del molino, el camino asciende para alcanzar la pista que conduce al caserío de Tresmonte. Este pequeño pueblo, hoy sólo habitado por una familia, es una buena muestra de la arquitectura popular de la zona, y conocido por haber sido lugar de nacimiento de D. Manuel Fernández Juncos, defensor del español en Puerto Rico frente al avance del inglés.

Desde Tresmonte se retrocederá por la pista hasta encontrar una desviación a la izquierda que se seguirá hasta encontrar otro cruce. En este lugar deberemos decidir por una de las dos variantes:

  • Opción 1: Desviación a la derecha: se desciende rápidamente hacia el pueblo de Cuevas.
  • Opción 2: Hacia la izquierda se asciende hasta el Collado Moru, desde donde se pueden contemplar inmejorables vistas panorámicas de la costa de Ribadesella y su entorno, así como una parte importante de los Picos de Europa.

Se continúa por la derecha siguiendo una senda trazada sobre el mismo borde del monte hacia el Picu Moru y el cortafuegos trazado sobre la vegetación, por donde se hará el descenso hasta conectar con una pista que, con su trazado en zigzag, nos conducirá hasta otro cortafuegos horizontal que seguiremos hacia la derecha hasta encontrar una senda que, en dirección derecha, conducirá a través de un bosque hasta Cuevas.

2017-02-21T12:05:00+00:00 febrero 21st, 2017|Senderismo|Sin comentarios

Deje su comentario