Tel. +34 985 84 88 63 | +34 636 52 06 78|reservas@laquintanaderomillo.es

La Pesanca, Hoces del Infierno

La Pesanca

¿Una escapada con niños? Preparamos las mochilas y nos vamos a disfrutar de la naturaleza al área recreativa de La Pesanca.

Allí podremos preparar una barbacoa y los más pequeños podrán correr por los alrededores. Tras la comida, nada mejor que dar un paseo por las Hoces del Infierno, a orillas del río del mismo nombre. ¿Preparados?

De camino a La Pesanca

Todos listos para pasar un día al aire libre, salimos desde Infiesto. Pasamos Espinaréu, el pueblo con mayor concentración etnográfica de la Comarca del Sueve y llegamos hasta la aldea de Riofabar. Un buen ejemplo para que los niños conozcan la arquitectura tradicional de la zona, con varios hórreos, y la capilla dedicada a San Tirso.
Tras esta parada, retomamos el camino y a escasos kilómetros nos encontramos con el área recreativa de La Pesanca, un enclave en plena naturaleza equipado para barbacoas y con aparcamiento.
A sus alrededores, los más pequeños podrán jugar y descubrir la fauna y flora, mientras los mayores preparan la comida.

Una ruta apta para niños

En este paraje comeremos disfrutando de la tranquilidad de la naturaleza que nos rodea. Tras un breve descanso, nos vamos a “explorar” con los niños a orillas del río Infierno. Desde La Pesanca sale una pista ancha, siempre en suave ascenso, que transcurre a través de un bosque de robles y castaños. A escasos metros pasaremos al lado de una típica casa asturiana, conocida como El Muñizón. Continuamos, a orillas del río Infierno, donde podremos disfrutar de rincones únicos, con saltos de agua, cascadas y pozas de aguas cristalinas, que en verano se convierten en un lugar perfecto para refrescarse.

El broche final: La Casa del Tiempo

Si los niños aún no han agotado su energía, nos acercamos a visitar La Casa del Tiempo, en Infiesto. Este conjunto museológico de relojería nos ofrece toda una experiencia didáctica a través de numerosos artefactos desde la antigüedad hasta nuestros días.

>Para no perderse… Los robles legendarios nos sorprenderán con formas curiosas a nuestro paso por Hoces del Infierno, ejemplares que podremos contemplar en el área recreativa Arboreto de Miera y La Pesanca.

>Una escapada alternativa… Si los pequeños son buenos “caminantes” y hemos salido a primera hora de la mañana, desde el área recreativa de La Pesanca podremos llegar hasta el bosque de Moñacos, a unos 8 kilómetros. Si nos adentramos en sus caminos, podremos disfrutar de un paraje incomparable en perfecto estado de conservación y compuesto principalmente por hayas, aunque también hay robles, avellanos, castaños, acebos y tejos. Tras atravesarlo llegaremos a La Foz que ofrece una vista impresionante, sobre todo al contemplar los dos murallones de naturaleza calcárea entre los que discurre el arroyo Moñacos.

2017-02-21T11:46:49+00:00 febrero 21st, 2017|Lugares de Interés|Sin comentarios

Deje su comentario