Cueves el pueblo de Ribadesella junto al Sella al que se accede por una gruta natural de 300 metros.

Un capricho de la naturaleza.

Además podremos realizar la ruta de los molinos, un recorrido a la vera del Sella y del arroyo de la Ginestra, donde

además de disfrutar con magníficos ejemplares del bosque autóctono asturiano observaremos varios ejemplares, alguno de

ellos restaurado de antiguos molinos de rodezno.